domingo, 26 septiembre 2021

Ley de Medios, ¿Cuál es el miedo?

Existen muchas frases célebres sobre la libertad de expresión, pero ninguna tan conocida como la de Voltaire: «No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo». Vivimos en un tiempo perfecto para analizar su validez. No hace falta que yo les diga a ustedes, que me leen, que la libertad de prensa en Chile no existe y que mis opiniones no se parecen a las de quienes definen situaciones tales como el atentado contra el equipo de TVN en Cañete, la red de espionaje a periodistas por parte del Ejército, las presiones del Gobierno y las FFAA al canal La Red por los cambios en su línea editorial, el tratamiento mediático del estallido social y a un centenar de ataques a la prensa, como meros obstáculos de acceso a la información pública, sino por el contrario, como casos abiertos de  censura y falta de pluralismo mediático.

Sin embargo, celebro que los principales medios privados del país y asociaciones corporativas como Anatel, hayan rechazado la idea de regulación de los medios de comunicación en Chile propuesta por el candidato Daniel Jadue expresando su rechazo indicando que “demuestra que quienes temen al escrutinio público buscan forma para coartar la libertad de expresión, intervenir la línea editorial y programación de los medios y afectar el pluralismo”. Con la cabeza y el corazón lo celebro. Celebro porque en mi opinión, ha despertado la resistencia de un sector que se ha visto favorecido, década tras década, de los favores del estado mediante el avisaje y la complicidad y que no ha querido abrir las ventanas para que otros sectores puedan ejercer su propia libertad de prensa y que ahora hace pasar su interés particular como si fuera bien común.

Ustedes pensarán que posicionarme en este tema ha sido un asunto complejo para mí. Algunas opiniones recientemente publicadas en un diario nacional, en concreto las columnas de opinión que Daniel Matamala y Pablo Ortúzar han firmado en La Tercera, me han servido para comprobar hasta qué punto puedo defender el derecho a dar opiniones por abyectas, manipuladoras y groseras que sean, vinculadas a la tradición política y cultural que más aborrezco en la historia de nuestro país, la de la Campaña del Terror. Otro tema es la facilidad con la que la decencia ética y la fineza verbal, que hasta ahora habían respetado, a su manera claro está, ha saltado por los aires desde que Jadue coloca la discusión sobre el marco regulatorio para el funcionamiento de los medios de comunicación de manera protagónica a la discusión presidencial.

En resumen, no es de extrañar que ciertos líderes de opinión y medios sean enemigos de la memoria histórica. Para comprender por qué camino llegamos las y los chilenos al 18 de octubre de 2019, nada es más iluminador que leerlos.

 

Fuente de la Imagen: https://josecrettaz.com/medios/2009-2019-la-vigencia-del-partido-de-la-ley-de-medios/

 632 total views,  2 views today

Periodista, magíster en Antropología y Desarrollo, diplomada en estudios de crítica de cine y edición de textos. En el ámbito profesional, ha desarrollado por más de siete años la docencia universitaria en temas de comunicación oral y escrita. Curiosa intelectualmente, interesada en el acontecer sociopolítico del país y del mundo. Mujer, madre, compañera y opinante. Verónica ( Santiago, 1975) se incorpora a Dystopia porque cree fervientemente en el debate y en abrir espacios de diálogo entre los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *