domingo, 3 julio 2022

Por Favor

Me dirijo a ti que tal vez, ojalá, me estés leyendo con el estómago un poco apretado. Este sábado y domingo, levántate y vota.

Aunque el sábado y el domingo, 15 y 16 de mayo se presentan, aparentemente, una gran diversidad de opciones frente al proceso constituyente, la política chilena y por extensión el votante, se divide en dos grandes bloques. El que vota y el que no vota. Lo más notable es que el segundo es mucho más decisivo que el primero.

El o la persona que no vota ha otorgado a lo largo de toda nuestra mal llamada transición o como quiera decirle un poder, en los hechos, a la derecha. Una y otra vez, desde hace décadas.

Por eso en un momento tan difícil como el que atravesamos, las plataformas políticas de la centroizquierda saben que nada les favorecería más que el aumento de la participación. Ellos miran octubre de 2020 con el nerviosismo optimista del retador.

Para quienes miran Chile desde la distancia con fastidio y desdén, esta expectativa puede parecer una quimera incomprensible y molesta. Pero los de aquí, sabemos que siempre han contado con la abstención del potencial adversario como su principal aliado.

He perdido la cuenta de las veces que he pedido el voto para la izquierda desde una columna. Voy a hacerlo de nuevo y no pienso solo en el día de mañana. También pienso en un futuro cercano, en otras urnas donde podré y podremos depositar nuestro voto, porque el 15 y 16 de mayo dibujará un nuevo escenario en todo el país.

Si la derecha y los partidos que no quieren cambiar nada pierden el poder, aunque doblen votos y escaños, el modelo neoliberal caerá con ella y con ellos. Si la derecha y los partidos que no quieren cambiar nada no logran ser decisivos en Chile, verán truncadas de golpe lo que parecía su eterna ascensión y permanencia en el poder.

Así de importantes son estas elecciones. Tantas cosas dependen de que las chilenas, los chilenos, que nunca votan, decidan salir este sábado y domingo de casa.

La decisión nunca ha sido tan fácil, nunca ha sido tan sencillo votar contra la derecha, incluso si ningún candidato de la izquierda resulta convincente.

Dignidad.

Por eso me dirijo a ti, que tal vez, ojalá, me estés leyendo con un ligero dolor de estómago. Mañana, levántate y vota, por favor.

 

 

(Imagen: https://londonstudent.coop/ls15-do-young-people-have-a-voice-in-politics/2737015381_6f626fc8df_b/)

 1,854 total views,  1 views today

Periodista, magíster en Antropología y Desarrollo, diplomada en estudios de crítica de cine y edición de textos. En el ámbito profesional, ha desarrollado por más de siete años la docencia universitaria en temas de comunicación oral y escrita. Curiosa intelectualmente, interesada en el acontecer sociopolítico del país y del mundo. Mujer, madre, compañera y opinante. Verónica ( Santiago, 1975) se incorpora a Dystopia porque cree fervientemente en el debate y en abrir espacios de diálogo entre los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *