martes, 11 agosto 2020

Sutil y lo que nos ha enseñado esta Pandemia

El diccionario define la palabra sutil como algo fino o tenue, algo así como una seda. Luego, la cualidad de sutileza se aplica a objetos, situaciones o personas. También hay frases célebres sobre sutileza, pero esta vez no hablaré de ellas. Esta vez hablaré de Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) que presume más que el diccionario de serlo. Vale la pena atajar a tiempo a El Sutil. Las palabras importan y nadie sabe más que un diccionario.

El Sutil, el mismo que decidió en plena revuelta social cortar auspicio a un canal de televisión y llamó a otros empresarios a hacer los mismo porque ‘Chile necesitaba un periodismo serio, objetivo y libre de sesgo político’. El mismo que volvió luego a los estudios del mismo canal de televisión para hablar sobre la donación de 117 ventiladores mecánicos al gobierno por parte del gremio que él lidera. Entonces no fue demasiado sutil y después tampoco.

Muchos nos acordamos que, consultado sobre plebiscito por nueva Constitución, declaró por TV que votará rechazo. Era que no. El Sutil, al que no le gusta hablar de mayores impuestos al 1% más rico porque «volver a revisar eso en el inmediato es muy peligroso». El mismo que no tiene ni la más mínima sutileza al exigir que las grandes empresas paguen aún menos impuestos para seguir haciendo donaciones. El mismo que quería que hombres y mujeres trabajasen en medio de la pandemia. El mismo que apostó por la nueva normalidad e insistió en retomar actividad económica en forma gradual para “evitar situaciones de hambre”. Ese es Juan El Sutil. El que apareció de improviso junto al presidente Sebastián Piñera en una segunda recepción de ahora 218 ventiladores mecánicos y que declaró sutilmente: ‘Estamos orgullosos de poner a disposición del gobierno de Chile estos equipos, que van a permitir que ningún chileno se tenga que dejar de atender por falta de un equipo’. Pregunta: ¿Se puede creer en la palabra del empresario que forma parte de la campaña del rechazo y que día a día se levanta pensando en cómo mantener la actual Constitución? ¿Se puede creer en El Sutil? ¿Se puede creer en alguien que es fiel a sus intereses de clase y que ha buscado durante años preservar sus millonarias ganancias y mantener el modelo de acumulación al extremo? NO. Así, con mayúscula.

Algunos dirán que los empresarios hacen política, que no es novedad. Sí, pero de un tiempo a esta parte el descaro de El Sutil y de presumir serlo más que el diccionario, indigna. Indigna más que este virus que nos tiene confinados en nuestros hogares. Indigna ese sutil afán por pasar la página- todo con tal de tener su fiesta en paz- sin haber leído previamente el malestar que cada día desde octubre se hace más presente.

El Sutil aparece en todos los medios y perdiendo todo pudor, ya ni siquiera disimula que él y su gremio son los que verdaderamente toman las decisiones en el Chile de hoy. En el marco del debate por el uso de fondos previsionales para enfrentar la crisis provocada por la pandemia y pese a cerrar la puerta absolutamente a un retiro los fondos –como el ordenado por la Corte de Apelaciones de Antofagasta en el caso de la profesora María Angélica Ojeda– El Sutil arroga estar “disponible” para analizar fórmulas sobre el retiro de las pensiones de chilenas y chilenos ¿A pito de qué?

Es increíble la cantidad de sutilezas que puede llegar a acumular El Sutil en pocos meses. La última fue con respecto al retiro del 10% de las AFP: “Las AFP no son simpáticas para nadie, pero que han hecho bien la pega, la han hecho”. ¿Por qué? ¿De dónde saca eso?

¿Hacer bien la pega es no perder la gallina de los huevos de oro y seguir invirtiendo los dineros de chilenas y chilenos en un círculo vicioso que solo beneficia a grandes empresarios que trabajan con dineros de los cotizantes en los fondos de pensiones, pagando intereses míseros? Sr Sutil, si no le gustó la aprobación en general del proyecto de retiro del 10% haga su pataleta en otro lado. Las palabras importan y considerando que nadie sabe más que un diccionario, podemos decir que ya lo conocemos. Conocemos a El Sutil. Habrá que sugerirle entonces a la RAE otras acepciones. Esas que hemos aprendido en estos días de Pandemia.

 1,177 total views,  1 views today

Periodista, magíster en Antropología y Desarrollo, diplomada en estudios de crítica de cine y edición de textos. En el ámbito profesional, ha desarrollado por más de siete años la docencia universitaria en temas de comunicación oral y escrita. Curiosa intelectualmente, interesada en el acontecer sociopolítico del país y del mundo. Mujer, madre, compañera y opinante. Verónica ( Santiago, 1975) se incorpora a Dystopia porque cree fervientemente en el debate y en abrir espacios de diálogo entre los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *