miércoles, 23 septiembre 2020

Escritos sobre la eventualidad

No pretendo discursear sobre porqué se están derritiendo los icebergs ni un tutorial de como hacer una huerta con compost casera, estas son solo palabras de un pensamiento que he venido alimentando en el camino, espero quizás pueda hacer sentido a alguien más.
Tenemos todos el coraje para apoyar duramente la marcha contra el cambio climático, contra el efecto invernadero, contra la ambición que producen las desigualdades por parte de los que están por encima de nosotros, luchamos en contra el “egoísmo” y esa parece ser la promesa que hemos entregado como generación…Pero ¿Hemos tomado conciencia real de todas las cosas que han sucedido y están sucediendo?, es decir, la profecía que parecía pesimista que dice que estamos en el final de nuestros días cada vez pareciese estar adhiriendo más fieles, pero ¿en qué sentido se habla de este colapso?. Como sociedad claramente no hemos podido advertir todo a tiempo, el cambio climático es una de la que más nos ha dolido, estamos claramente fallando, pero aun no nos quitamos las vendas y la catástrofe crece sin que aún podamos ver que vamos por una carretera sin limite de velocidad. La naturaleza nos ha entregado señales, hoy en día nos ha literalmente obligado a que paremos, pero seguimos queriendo llenar cada espacio de nuestro día de encierro con actividades que aspiran a un objetivo que no tendrá futuro si no meditamos la verdadera base de todo este contratiempo.
Estamos todos del mismo lado, pero seguimos queriendo tomar el rol de héroes cuando creo que la tarea es más simple de lo que pensamos. Si prestamos atención a medida que la era moderna ha ido avanzando nos han ido llegando constantes avisos de que no somos suficiente, de que tenemos que dar mas, ser mas inteligentes e ir a un ritmo desmesuradamente rápido. Bueno creo que ese es el problema real, el que cada día nos esmeramos en alcanzar. Si queremos tomar verdadera acción debemos dejar de pensar más rápido de lo que necesitamos, si deseamos unirnos al cambio podemos comenzar con dejar de querer controlarlo todo, de pre prepararse para lograr algo y escribir nuestras actividades diarias en Excel cosa que no suena muy natural ¿no es así?, se puede fluir de esa manera? No somos robots, si no fluyes eres detectado y expulsado del reino natural y quizás todo este texto suene demasiado metafórico y exagerado para algunos sin embargo a fin de cuentas no somos números y no todo son cifras, lo que me ha llevado a considerar que todo el daño que hemos hecho partió hace mucho tiempo cuando en cada una de nuestras cabezas nos implantaron el chip de que era necesario llegar hasta lo mas alto…la respuesta no es para nada intuitiva, muchos vivimos sesgados por el querer evolucionar deprisa, pasar a la siguiente etapa y no sabemos que “la ambición no se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza”. Se percató el mismísimo Napoleón cuando ya era muy tarde. En resumen no reniego, sino que agradezco haber nacido en una era globalizada y en un lugar en el que tengo acceso a mis derechos básicos, me gusta la tecnologia y encuentro bacán poder comunicarme con alguien que esta a miles de kilómetros en menos de 5 segundos. Pero esta instantaneidad no aplica para todos los aspectos de nuestra simple vida y tampoco lo queremos si con el queremos nos referimos a conservarla.

 678 total views,  1 views today

Moldeado por el estilo de vida cálido y la geografía minimalista del norte de Chile, como buen nómade decidí abordar nuevas experiencias en el aprendizaje del Arte habitable en la región Austral donde el ingenio de la observación ligada al campo de estudio se ha transformado en una herramienta de supervivencia y deleite que nos ayudara a zanjar decisiones de extrema urgencia a futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *