domingo, 12 julio 2020

2020: Esperanza

En un año sellado por fin con el cansancio de la gente con la “normalidad” y el terremoto político e institucional que vino como consecuencia, escribo estas líneas sumida en una profunda esperanza. Cuando las lean, sabrán de lo que hablo. Mi optimismo, es mayor que nunca y creo que se puede hacer un balance positivo de este 2019 que está a punto de terminar. Intentaré contagiarles entusiamo. Espero me salga bien.

Inicio de año marcado por el 8 M, Día de la Mujer, que congregó a más de 300 mil personas en Santiago y 800 mil a nivel nacional, donde al fin se instala la idea de feminismo como igualdad entre hombres y mujeres.

El segundo tiempo del año lo protagonizaron los profesionales de la educación que lucharon 50 días contra la arrogancia del gobierno. Las trabajadoras y trabajadores movilizados contra una agenda gubernamental que apunta al beneficio del 1% más rico del país en detrimento del 99% de la población. Los estudiantes secundarios que llevan más de una década rebelándose contra el sistema educativo que implantó Augusto Pinochet y contra toda la herencia de la dictadura y que dieron como siempre la pelea contra los abusos escandalosos que nos afectan desde décadas y que afectan a su familia y que afectan su futuro y el de muchos otros que vienen más tras ellos.

El tercer tiempo, llegó el viernes 18 de octubre, una fecha que quedará acuñada en la historia del país como el despertar de Chile, un despertar esperanzador. Cientos de corazones que clamaron en la calle por respeto, nos enseñaron de dignidad, de libertad y de derechos de tal manera que volvimos a hablar de temas que nos importan, de temas con visión de futuro por la mejora de la vida de todos. Temas que nos dicen cómo protegernos de tanta violencia y brutalidad de un paisaje cada día más parecido a una barraca de feria en el que los tramposos y las cajas de doble fondo son tan útiles para esconder elefantes como para sacar conejos de las chisteras.

El doble fondo ya no le funciona al gobierno. No pueden evitarlo. Chile despertó. Celebremos la vida, disfrutemos del amor de los nuestros, de la compañía de las amigas y amigos, compremos en el negocio del barrio, conservemos la salud y ahorremos energía que esta historia continuará… Feliz año.

 9,510 total views,  1 views today

Periodista, magíster en Antropología y Desarrollo, diplomada en estudios de crítica de cine y edición de textos. En el ámbito profesional, ha desarrollado por más de siete años la docencia universitaria en temas de comunicación oral y escrita. Curiosa intelectualmente, interesada en el acontecer sociopolítico del país y del mundo. Mujer, madre, compañera y opinante. Verónica ( Santiago, 1975) se incorpora a Dystopia porque cree fervientemente en el debate y en abrir espacios de diálogo entre los ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *