Friday, 23 February 2024

Descubrimiento de la teoría crip (en lugar de una carta de Año Nuevo)

En lugar de una carta de Año Nuevo sobre las catástrofes climáticas y la guerra, el filósofo Lieven De Cauter adopta este año un enfoque modesto: comparte con nosotros un pequeño descubrimiento en un artículo edificante con un mensaje feliz al final.
Publicado un sábado 31 diciembre 2022 18:45, en periódico digital “de wereld morgen” https://www.dewereldmorgen.be/artikel/2022/12/31/ontdekking-van-de-kreupeltheorie-in-plaats-van-een-nieuwjaarsbrief/

para Georgia y Leni

Un domingo de verano, a finales de la primavera, vuelvo a casa caminando desde la Estación Central de Bruselas. Veo a una mujer joven que agita un bastón blanco de un lado a otro, avanzando con paso decidido hacia un enjambre de escalones tirados salvajemente como en un campo de minas. Me acerco a ella, la cojo enérgicamente del brazo y balbuceo algo en francés o inglés para advertirla.

Ella, probablemente reconociendo mi acento, cambia inmediatamente al neerlandés y, para excusar su prisa y su temeridad o justificar su decisión, dice que “quería pillar algo del Brussels Jazz Weekend”. Le digo “vale, echemos un vistazo” y la conduzco entre sillas, papeleras y mesas de terraza hasta la Grand Place.

Nada, ni rastro de un concierto. ¿Tal vez en la Bolsa? Tampoco nada. Luego a un bar de jazz: el “Archiduc”, más bar que jazz, pero qué bar, una perla del Art Déco, buque insignia bruselense de la estética de los barcos de vapor. Tampoco hubo concierto, pero eso no importó. Congeniamos de inmediato y estuvimos charlando durante horas en la terraza.

Georgia resultó ser de ascendencia griega. Le dije, cuando le expliqué que yo era un filósofo que trabajaba en una trilogía sobre el asombro, que deberíamos escribir juntos un texto sobre “el ver interior” y sobre la teoría de la crip. ¿Qué es la teoría crip?”, preguntó. Le contesté que eso era una historia en sí misma.

Hace años, una vieja amiga, medio familia en realidad, vino con una petición muy extraña: si podía ayudar a su hija, a la que habían diagnosticado (con razón o sin ella) autismo, a aprender a escribir. Me caí del cielo diciéndole que nunca había enseñado a escribir a nadie, que no sabía cómo, y menos a alguien con autismo, de quien no sabía nada en absoluto, pero que no podía negarle nada y que me hacía mucha ilusión intentarlo.

La primera vez que Leni, que así se llamaba la hija, y yo nos sentamos juntas, fui formal: ‘la normalidad no existe, tengo dislexia, discalculia, soy bastante maniática y malhumorada a veces y un montón de defectos mayores y menores, y no me refiero sólo a la miopía. Así que cada uno rema con los remos que tiene, lo hacemos lo mejor que podemos”.

Resultó ser un buen punto de partida y nos pusimos manos a la obra. Con su “Asperger”, nuestra Leni (nosotros por un poco de familia también), totalmente de acuerdo con las predicciones y rumores sobre el Asperger, era muy brillante. Y lo confieso: tengo debilidad por la inteligencia. Nuestras clases de escritura iban bien, en todos los registros, porque escribir, enseñaba, es tocar todos los registros de tu propio ser y del mundo….

(Pero, en caso de que el lector esté teniendo ahora pensamientos laterales demasiado Lieven de Cauter, todo fue como la seda). Pero no estaba muy seguro de que eso fuera a ser efectivo, porque sí, ¿qué significa eso: buena escritura o fluidez? También hay muchos géneros y claves.

Años más tarde, en un libro en el que colaboré, un libro de lectura sobre los conceptos básicos de la teoría cultural, descubro un artículo de la misma Leni, que desde entonces ha emprendido una carrera académica, sobre(y esto es cierto…!)…la teoría crip. El artículo estaba excepcionalmente bien escrito, me pareció, y esta observación me llenó de un orgullo quizá fuera de lugar, al menos de satisfacción.

Nunca había oído hablar de la teoría crip y, entretanto, sé por colegas que sigue siendo muy desconocida. Aunque debo añadir que la conocida revista de cultura Rekto-verso le dedicó un número especial no hace mucho, en el que una de las escritoras clave, y quizá una de las redactoras del número especial, era, sí, esa misma Leni. Por ello, no tiene reparos en calificarse a sí misma como una de las practicantes de la teoría crip en los Países Bajos.

La teoría crip -de lisiado, cojo, crip para abreviar- es como la teoría queer: surge de la insatisfacción con la norma, la normalidad que ignora la alteridad, y por eso el término negativo se reivindica como nombre gubernativo, en nuestro caso la palabra “cojo”. Teoría paralizante. Creo que también suena bastante sexy en neerlandés. Pero parece que soy casi el único. También tiene su origen en el movimiento por los derechos humanos de las personas con discapacidad.

Sobre eso, vean Crip Camp, un documental realmente maravilloso en Netflix, empieza con un campamento hippie para discapacitados o personas con capacidades diferentes y termina con un verdadero movimiento nacional: para hacer cumplir la accesibilidad de los edificios, de hecho subieron a gatas las escaleras del Capitolio desde sus sillas de ruedas. Un metraje inolvidable. Definitivamente, míralo.

Créditos imagen: popcollab.org

 3,972 total views,  8 views today

Lieven De Cauter is a Belgian philosopher, art historian, writer and activist. He teaches philosophy of culture in the Department of Architecture of KU Leuven and RITCS (Royal Institute for Theatre, Cinema & Sound). He published over a dozen books: on contemporary art, experience and modernity, on Walter Benjamin and more recently on architecture, the city and politics. Besides this, he published poems, philosophical columns, statements, pamphlets and op-eds in newspapers and on online news websites. De Cauter was founder of the Distressed Jurists, who formed the basis of the first trial against the Vlaams Blok (the extreme right party in Belgium); he is the founder of the BRussells Tribunal, an people’s court against the invasion and occupation of Iraq(and subsequently) international activist network); was a founding member of the platform for free speech, which stood up against the excesses of the war against terror in Belgium; was a member of the action committee Barbara van Dyck, the Slow Science Movement, the Vooruitgroep and now the think team from Hart over Hard; recently he founded BACBI (Belgian academic and Cultural Boycott of Israel). His latest books in English: The Capsular Civilization. On the City in the Age of Fear (2004); Heterotopia and the City. Public space in a Postcivil Society (2008), co-edited with Michiel Dehaene, Art and Activism in the Age of Globalization, co-edited with Karel Vanhaesebrouck and Ruben De Roo (2011), and Entropic Empire. On the City of Man in the Age of Disaster (2012). He lives and works in Brussels.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *