sábado, 17 abril 2021

¿EXISTE LA SUSTENTABILIDAD?

Lo mas cercano a la sostenibilidad, imagen donada a nuestra revista por CORMA y liberada por gentileza de la Cámara Chilena de la Construcción, Departamento de Futurología y Anticipación. Foto titulada «Chile en el 2018».

En una primera impresión acerca de qué es la sustentabilidad se nos presentan imágenes de arboles, hojas, manos sosteniendo plantas y niños en bicicleta; cosas que te dicen: «¡sí!, esto es bueno, tu quieres naturaleza, todos amamos al medio ambiente». Acto seguido te muestran la malvada mano del ser humano; deforestación, basura, centrales nucleares lanzando un supuesto humo a la atmósfera. Para lo que se presenta la «sustentabilidad» como la vía del bien contra el mal, algo que está tan éticamente correcto que tú debes seguirlo.

Pues luego de aquella suerte de presentación al tema, pasamos directamente a profundizarlo en la técnica. Un conjunto bien estructurado de conocimientos técnicos que nos capacitan para desarrollar practicas sustentables. Huellas de carbono, de agua, certificaciones energéticas, asoleamiento, humedad, luz, sonido, etc.; todo lo necesario para hacer las cosas «sustentablemente».

Las fotos muestran las entonces célebres pilas de cráneos de bisontes capturados en las matanzas de 1870 en Estados Unidos. Los cráneos se usarían como fertilizante y las manadas se eliminaron para abrir paso a las domésticas vacas. Imagen propiedad de la «Burton Historical Collection», de la Biblioteca Pública de Detroit.Consultado en http://palaeos-blog.blogspot.com.es/2014_11_01_archive.html.

Y sí, es cierto, en el fondo todo eso es cierto. El daño medioambiental avanza y es necesario hacer un cambio en cómo se hacen las cosas. Sin embargo hay que entender, que las cosas se hacen mal hoy debido a una inconsciencia de quien las lleva a cabo; en términos simples, se hacen sin pensar. Ahora bien, si la sustentabilidad igualmente se hace sin pensar en qué es realmente, fácilmente daremos con algún problema a futuro.

En una rápida indagación del tema descubrimos que no se trata solo de crear un menor consumo de recursos para proteger al medio ambiente. Incluye, además de lo ecológico, aspectos económicos y sociales; algo que siendo completamente certero, en el discurso común no se dice. ¿Por qué no?, tal vez por ser más fácil promover la ayuda al planeta, que ayudar comunidades o cambiar prácticas económicas.

El problema de hablar de una sustentabilidad coja, es que fácilmente pasa a carecer de sentido. Toda aquella técnica que habla con un tinte ecológico sobre eficiencia energética y uso inteligente de los recursos; pasa a perder un objetivo bien definido, pues al fin y al cabo, esos aspectos no son el fin en sí mismo, son la vía. Entonces, ¿la vía para qué?, ¿cuál es el objetivo de la sustentabilidad?, depende a quien se le pregunte.

Todo profesional y experto en cualquier materia, tiene una herramienta de enorme valor para crear en su sociedad grandes cambios. El mismo cuchillo para preparar un almuerzo puede matar, dependiendo del uso; así mismo, los saberes adquiridos son buenos o malos dependiendo de cómo se usen. El problema es cuando una persona, y sus capacidades, se reducen a ser la herramienta de otra; algo frecuente cuando no se cuestiona el objetivo real de las técnicas adquiridas. De este modo, quien es un supuesto experto en sustentabilidad, termina trabajando para objetivos distintos a los (teóricamente) correctos. Nuevamente: ¿cuál es el objetivo de la sustentabilidad?, pregúntele al que contrató al experto.

Como denominador común que diferencia algo bien pensado de lo que no, es el factor tiempo. Esto no es decir algo nuevo, pero es pertinente destacarlo. Considerar la capacidad de mantener un modelo propuesto bajo una condición óptima, lleva a prever problemas que van mucho más allá de mínimas componentes técnicas. Por ejemplo, una cualidad dada que considere aspectos medio ambientales, no lograría su objetivo sin incluir a las personas que lo mantienen y la condición económica que la solvente; dado que esas variables, le dan solidez en el tiempo. De ese modo, una consideración medioambiental no puede ser lograda sin tener un objetivo que trascienda más allá de lo técnico.

Sustentabilidad para las masas. Parque Alessandri. Coronel. CMPC. Si seguimos así, gracias a ellos y sus conciencias lavadas gracias a este recinto, dentro de muy poco será el último trozo de Bosque nativo en Bio Bio, Chile.

Desde el hacer simplemente una casa más cálida en invierno hasta lavarle la imagen a una empresa; son leves o grandes desvíos por hacer las cosas «sin pensar», matriz de muchos problemas en una sociedad. Es de suma importancia pensar entonces en qué y por qué se hace lo que se hace. Pensar en cuál es el sentido de cada técnica adquirida; y así, no estar a merced de lograr objetivos ajenos a la visión que tenemos (como persona o profesional) de lo correcto. No solo por una cuestión ética; el hecho de saber más de un tema que otra persona, nos hace más conscientes de las consecuencias; y por lo tanto, más responsables.

 1,554 total views,  2 views today

Divagador ensimismado, caminante y casi arquitecto, explorador del sur más profundo y verde. Crítico ambulante de formas y fondos sobre movimientos en evolución que busca ser colaborador certero. Profeta aficionado que pretende entender los devenires desde la ciencia ficción hasta las ciencias sociales; bajo la convicción de que el arrasar los muros que nos aprisionan, será anticipando, entendiendo y formando nuestro futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *